OFICIAL: Aeropuerto Internacional “José Martí” de La Habana abre el 15 de noviembre
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Las dos caras de Alex Otaola

Hola Ota-Ola

Las dos caras de Alex Otaola

En honor a la verdad el programa de Hola Ota-Ola es más que nada un programa que camina sobre la cuerda floja

Muchos de los artistas “mediáticos” cubanos que prestaron su ayuda a los damnificados del tornado que azotó La Habana en enero pasado, reaccionaron tras el empuje y la visibilidad que le dio al asunto Alex Otaola. (COLLAGE PERIODICO CUBANO)

Alexander Otaola tiene dos caras. Una, la del presentador gay de un programa popular que le es incómodo al régimen; y dos, la del tipo que dice cuatro verdades que le molestan a mucha gente. Ninguna de las dos caras puede desprenderse de la otra, porque juntas batallan entre sí de Lunes a Viernes de 5:30pm a 7:30 de la noche.

A estas alturas ya todo el mundo debe saber de qué se está hablando aquí. El presentador del programa número uno entre la audiencia cubana, innovador entre los cubanos de esta nueva forma de ver “televisión” y sin ser “youtuber”, se ha visto en las últimas horas en el medio de una gran batalla con el cantautor cubano Descemer Bueno.

El autor de Bailando y de otros temas musicales más, salió en una directa de Facebook Live a responderle a Otaola por su último programa. Descemer sacó al aire una deliciosa canción, en pura joda cubana, y advirtió a Otaola que le tiraría encima a sus abogados. ¿El motivo? Según alegó Alex, Descemer estaba cantando en el Bar Destino, en La Habana, el día en que a este último le robaron en su casa, aquí en la ciudad de Miami.

Y no solo eso: Alexander Otaola sacó una foto de Descemer junto a un grupo de personas que resultaron ser familiares de un comandante vinculado al gobierno de La Habana.

Por si fuera poco, Otaola habló de Jorge Legañoa, un periodista cubano oficialista, que viaja con las delegaciones “oficiales” cubanas a cuanto evento cumbre tiene lugar “entre los pueblos”. Al chico se le ha visto junto a Nicolás Maduro y Miguel Mario Díaz-Canel. El joven, es primo de una conocida presentadora del canal de noticias Telemundo, Maylín Legañoa, quien está casada con el manager de Descemer Bueno. Otaola también habló sobre ella, sin que ella importara mucho en la historia que él buscaba desarrollar.

Todo en la olla, y ya en ebullición, Descemer salió en su carro y arremetió contra Otaola. Y habló de abogados.

– Me tiro foto con mucha gente sin saber quienes son porque me da la gana

– Sé que son los dueños de Destino, pero no me importa su pasado

– Del Pino era General y vive en Miami

– Eso no fue ese día, fue otro

– Lo que tú no dices es que el dinero que se recogió ese día se le dio a los damnificados del tornado que azotó La Habana el 27 de enero.

Cualquiera de esas cuatro respuestas hubiese funcionado de maravillas contra el popular Otaola. Incluso otra: no responderle, o limitarse a lo estricto. ¿Importa mucho si el día que robaron estaba él cantando o no?

El resultado ha sido lamentable. Descemer, para colmo, no se encontraba en su mejor estado. Se notaba alterado, muy molesto, y al esgrimir como causa que Otaola lo llamara “perro”, lo descalificó repetidas veces usando argumentos a todas luces homófobos.

La duda nos asiste. En honor a la verdad el programa de Hola Ota-Ola es más que nada un programa que camina sobre la cuerda floja. Muchas veces ha dado en el clavo antes que ningún medio. Ejemplos sobran, de lo positivo que ha logrado ese espacio. Haberse hecho eco de rumores, haber llamado a la oficina del Alcalde y del Comisionado de la ciudad a emplazarlos por determinadas actitudes, le ha anotado triunfos indiscutibles en credibilidad. A Otaola se le podrán criticar ciertos métodos y maneras, pero casi siempre lo hace con un objetivo.

Lo que pasa es que el morbo, el chisme, y el sentirnos con razón – aún no teniéndola o sí – nos hace pasar del estado de sentirnos aludidos al estado de sentirnos necesitados de responder. Es curioso que entonces, ahora, o luego de haber acumulado algunos vasos de buches amargos es que Descemer “salte”.

Es muy sencillo lo que deben hacer no permitan que esté señor otaola continúe con la labor de difamar a los músicos , artistas figuras públicas , e instar a la violencia en contra de mujeres embarazadas

Posted by Descemer Bueno on Saturday, April 20, 2019

Video tutorial donde Descemer Bueno indica cómo denunciar en las redes sociales el programa de Alex Otaola por “incitación al odio“. (FACEBOOK/DESCEMER BUENO)

Ojo: vamos a quitar a Descemer del medio.

Es curioso que fuera Otaola el que, con su estilo mordaz, incisivo, burlón, sarcástico y agresivo invocara a todos los artistas cubanos a manifestarse contra o a favor de la llamada Marcha de los Prohibidos. El que exigiera una prueba de compromiso con la gente.

Es curioso que haya sido Otaola el que, con su estilo mordaz, incisivo, burlón, sarcástico y agresivo, exigiera a los artistas cubanos de moda actuales, a manifestarse contra la aplicación del Decreto 349.  Es sintomático que el Decreto intentara eliminar el intrusismo en el arte en la isla; Gente de Zona, Jacob Forever, El Micha, Baby Lores y El Chacal, por mencionar solo algunos de los “pegados” de ahora, también en su momento fueron intrusos; pero ninguno ahora metió las manos en el fuego.

Es curioso que haya sido Otaola el que, con su estilo mordaz, incisivo, burlón, sarcástico y agresivo, les mordiera día a día el trasero a los mediáticos cubanos – la mayoría artistas – para que utilizaran el poder de movilización y la imagen que tienen, para convocar un tsunami de ayuda a los damnificados del tornado que azotó La Habana el 28 de enero pasado. Solo después de dos programas de pura crítica frontal contra lo que Otaola ha definido como doble moral de los artistas es que comenzaron a manifestarse. Los únicos que, hasta ese momento, lo habían hecho sin que se les ordenaran o pidieran, habían sido el dúo Buena Fe y el líder de Habana de Primera, Alexander Abreu. También vimos a la cantante Haydée Milanés y a Athanai, pegados desde el primer día repartiendo cosas. El resto había permanecido durmiendo la siesta de la NO SOLIDARIDAD hasta que Otaola los sacó a empujones de la cama y les dio par de bofetones.

Que “estos” artistas cubanos se decidan a hacer ahora una campaña contra quien sin duda, con errores o no propios de su naturaleza humana, le haya abierto a muchos de ellos la necesidad de sentirse parte de una sociedad y deudores de un público y de un pueblo que los puso en la cima, por asuntos tan personales, parece un desatino. Parece más una campaña dirigida a sacar del aire a una persona incómoda. Una persona que es incómoda para el gobierno cubano.

Hace apenas unas horas, en Miami, el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton anunció un grupo de medidas que a todas luces perjudicarán la vida del pueblo cubano, no del régimen y sus gobernantes, porque esos siempre van a comer bien y lo mismo; hablo del pueblo.

Bolton, anunció medidas que a la larga incidirán en que en la mesa, a la hora de la comida, un cubano tendrá en lugar de un pedazo de pollo, un huevo – si acaso – para comer.

Ningún artista cubano se movilizó en protesta contra eso. Es probable que Israel Rojas haya sido el único en contra de tal desatino.

Es probable que ninguno se haya manifestado a favor de las medidas tampoco.

Hace apenas unas horas también, el cantautor cubano Raúl Torres se expresó de la manera más vulgar, sexista y machista contra las mujeres y las madres. Contra un pensamiento de esos que, como diría la periodista Mónica Baró, “mata a las mujeres”. Ningún artista le dijo nada tampoco.

Eso sí, vamos a boicotearle el programa a Otaola. Vamos a ganar esta guerra con chícharos. Tirando chícharos con cañones.

 

Artículo de opinión escrito por Orestes Barrios y publicado bajo la Política de Renuncia de Responsabilidad de Periódico Cubano

 

18 Comments

18 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement
To Top